Casa de la novia

La jornada comienza con los últimos preparativos en la casa de la novia y lo que acontece en torno a ella, pues son momentos íntimos e irrepetibles. Pasado el tiempo, ellas valoran muy positivamente esta parte del vídeo, puesto que nos mimetizamos en su entorno más personal y ayudamos a que todo discurra con normalidad, sin provocar interferencia alguna, consiguiendo unos resultados sorprendentes justo antes de la ceremonia. Son momentos tensos y con muchos nervios, pero ayudamos a tomar contacto con lo que va a ser un día muy especial. Captamos los últimos detalles, la toma del ramo o el posado familiar antes de partir a hacia el lugar de la celebración.

Ceremonia

Una vez iluminado, sonorizado y grabado el lugar de la ceremonia o el salón de celebración, y vestidos para la ocasión, recogemos la llegada de familiares y amigos, y por supuesto del novio y la madrina, que harán de anfitriones hasta la llegada de la novia. El rodaje de la ceremonia se lleva a cabo con la máxima discreción y detalle, con multitud de planos y captando el sonido original del sacerdote, los novios y los temas musicales que se interpreten. Posteriormente, y para conseguir mucho más ritmo, en montaje damos nuestro toque personal otorgando a la ceremonia una uniformidad muy visual y una estética que es fiel reflejo de lo acontecido. Siempre sin alterar nada.

Reportaje

Tras la ceromonia, y antes del cocktail, los novios posarán durante unos minutos para el reportaje fotográfico, momento que aprovechamos para tomar una serie de planos e imágenes con los recién casados, mostrando los momentos de mayor emoción tras la celebración, y en un marco mucho más íntimo, sin la presencia de amigos y familiares. Como el resto del rodaje nada será forzado, pues lo que buscamos es la complicidad y espontaneidad entre las cámaras y los novios. Se trata de uno de los pocos momentos del día en el que los recién casados estarán a solas. Y nosotros estaremos allí para recordarlo y registrarlo tal y como se produce.

Cocktail y Baile

Continuamos mostrando el ambiente previo al banquete, mezclándonos entre los invitados y mostrando todo aquello que los novios no van a poder ver. Intentamos enseñar a todos los asistentes, para que el recuerdo de ese día sea total. Una vez finalizado el cocktail, nos adentramos en el salón, para enseñar las mesas, adornos y demás elementos decorativos. Posteriormente, enseñamos a los invitados entrar y tomando asiento, así como la llegada de los novios, respetando los audios y los sonidos del momento. Si los novios así lo requieren, grabamos el corte de la tarta nupcial, para finalizar el vídeo con el baile de los recién casados y la fiesta posterior.